Barcelona Urban Lab

El concepto Urban Lab fue creado en 2008 por Barcelona Activa, erigiendo el distrito 22 @ Barcelona como espacio de prueba de soluciones innovadoras para empresas que desearan implantar tests en cualquier ámbito. El proyecto Urban Lab siguió su recorrido hasta el 2012.

En el año 2014, Barkeno Advisors lideró la gestión del Urban Lab mediante un mandato del IMI para desarrollar la Oficina Técnica del Mobile World Lab, llamado Barcelona Urban Lab desde este año 2015.

El Barcelona Urban Lab se redefinió para formar parte del programa Ubica’t del Barcelona Institute of Technology (BIT) y convertirse en una acción clave del ecosistema de innovación.

El Barcelona Urban Lab es un espacio de pruebas para acoger proyectos innovadores que aporten beneficios para los ciudadanos con una implicación directa en el funcionamiento de la ciudad. No es un espacio de pruebas para productos o servicios en fase de comercialización ni tampoco una vía de financiación de proyectos innovadores.

Barkeno Advisors es la Oficina Técnica (PMO) del Barcelona Urban Lab, actuando como ventanilla única entre las empresas y el Ayuntamiento de Barcelona. Barkeno encarga del asesoramiento en la adecuación del proyecto a los objetivos del Ayuntamiento y del seguimiento y la gestión continuada tanto en la vertiente interna (Ayuntamiento), como externa (proveedores externos de servicios).

El funcionamiento del Barcelona Urban Lab es el siguiente:

La oficina técnica, evalúa las nuevas peticiones en función de unos criterios de selección establecidos, si se adecuan a estos, se comparte con el Ayuntamiento para evaluar el interés del mismo en alojar la prueba piloto. Si no resulta una propuesta interesante, la oficina técnica evalúa si es posible una reformulación de la solución con el fin de adecuarla a las necesidades del Ayuntamiento y se vuelve a empezar el procedimiento. En caso de que la propuesta sea aceptada, se procede al inicio de la prueba piloto y por último, se realiza un informe de los resultados.

Durante el último 2014, se mostraron interesadas en el MWLab 100 empresas de las que se tomaron en consideración 68. Tras la aplicación de los criterios, la oficina técnica Barkeno gestionó 42 iniciativas de las que 18 fueron descartadas por el Ayuntamiento de Barcelona. Finalmente se llevaron a cabo 5 pruebas piloto y una de ellas ya ha finalizado con éxito. El resto de iniciativas que no fueron descartadas se encuentran en fase de evaluación a la espera de cliente interno.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ús de cookies

Aquest lloc web utilitza cookies perquè tingueu la millor experiència d'usuari. Si continua navegant està donant el seu consentiment per a l'acceptació de les esmentades cookies i l'acceptació de la nostra política de cookies, cliqueu l'enllaç per a més informació.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies